domingo, 23 de marzo de 2014





Desayunamos en el patio
bajo los últimos coletazos del verano
Untamos galletas con queso y dulce de calafate
Aimée juega con una hormiga
La observa, la deja andar
y con la punta de los dientes
quizá con la lengua
arroja al insecto fuera de su recorrido
Queda algo maltrecha
temo que la mate y la distraigo
Las plantas, hermosas
Los cactus, brotes nuevos
El Ginkgo intacto a pesar de la caída
Me contás que es uno de los árboles más antiguos
y tiene propiedades curativas
Traés tu libro de los árboles
Fantaseo con una casa arriba de un Baobabs
Te levantás de la silla para estirar las piernas
y pienso que sos tan bello como un árbol muy alto
de hojas plateadas y el tronco suave
No te lo digo
Me dan ganas de estar en un bosque
rodeada de vegetación
y acostada en el suelo
hundir los dedos en la tierra
Ser toda nariz y ojos
No pensar
Oír el crujir de las hojas bajo mi cabeza
el pelo 
cuando giro el cuello
Córdoba tiene un jardín botánico
más grande que el de Bs As, pero descuidado, decís
Y vuelvo en mí
con los 4.843 años del pino longevo Matusalén
Lo poco que vivimos
Aimée mató a la hormiga.



jueves, 27 de febrero de 2014



El negro fuma
y toma Gancia rosso
Pedimos una muzzarella
porque la rúcula no es de machos
Le exaspera que avise que voy a hacer pis
o que tengo diarrea
Para él las mujeres son princesas carentes de órganos y fluidos
Me cuenta que un tipo que no conoce lo quiere cagar a trompadas
y lo acusa de llamarlo burgués
Tan burgués como yo: Escribo poesía y mamá es jueza, dice
Sigue Campari con naranja y otra historia densa e hilarante
Chunchuna y yo no paramos de reirnos
Por milésima vez amaga con dejar de fumar
Espero que llegue a los 50
aunque le encantaría morir joven
y que se hable de él como el búho peronista, artista y honorable
Ya no le doy sugerencias
Disfruto de su aire.


martes, 18 de febrero de 2014



Debería uno
aun en cada uno de sus actos más insignificantes
saber guardar silencio
No dejar pasar un instante sin guardar silencio
y no por temor a equivocarse

El sol sería entonces rigurosamente más sol
y el pan más pan
y la sal también más sal
Así, sin nombre

Sería plena vida
sin ejemplar ni justificación
El flujo de una fuerza antigua, inconmensurable
como el tumulto que precediera
a la primera manzana:
Algo gratuito y más viejo que el tiempo mismo

El cuerpo, nuestro cuerpo, no dice nada:
Hace

Hace un cuerpo sol, un cuerpo mano, un cuerpo sexo
un cuerpo fiesta, un cuerpo ningún sitio
y hasta puede que el cuerpo no menos que el alma
no muera
como no muere el zafiro, la lava, la lluvia

Tendría que ser así uno de tan insignificante
tan elemental como lo es todo
como el fuego, el aire, el agua
simplemente elemental
de la misma sustancia que la tierra

Tanto que fuera uno sin compasión
fiel a su más adentrada alegría
de ser quintaesencia él mismo.

Xavier Zugarrondo ( Poeta vasco – argentino 1947 - 2013 )


domingo, 26 de enero de 2014



Anda despacio, ellos me dicen
porque no te han visto bailar en el supermercado
ni lavarte los dientes
No han oído tus dulces incoherencias
tampoco han esperado que termines una palabra
No rebalsaron de celeste, gris y azul cuando mirás
Ignoran que se viene el invierno y el cielo se desploma
Ignoran que todo sucede ahora.


miércoles, 22 de enero de 2014





¿Qué querés hacer ademas de cazar mariposas por el bosque
y caminar por la 9 de julio disfrazada de un abogado irlandés?
Lo que yo quiero es comer un algodón de azúcar detrás del biombo de nuestra casa.