miércoles, 18 de julio de 2012


Estoy tan triste como si hubiese 
muerto alguien, dije
y me veias llorar, desesperabas
y yo insistía, va a pasar
pero no 
el llanto ascendía hasta rajar el techo
Caía pintura, cielo raso, ladrillos
y vos
me cubrías con los brazos primero
luego ponías el cuerpo 
no te importaba el dolor
Y cuando al fin silencio 
yo exhausta y vos magullado 
nos sacudíamos el polvo
limpiábamos el living
y nos acostábamos 
abrazados.


5 comentarios:

Leo Mercado dijo...

Un sueño, pienso en un sueño...

Mariela Laudecina dijo...

Un sueño también es posible que sea real, mientras, incluso tenga nombre de "sueño".

Leo Mercado dijo...

Coincido.

ohma dijo...

Parece como un presentimiento a algo que les sucederá a los dos, tal vez, un accidente, no?
Saludos

Jorge Ampuero dijo...

Siempre he creído que la vida esta hecha de pequeñas muertes invisibles inevitables y constantes.

Besos.